En los últimos tres años cerraron 28.000 kioscos de todo el país y la tendencia crece

ACTUALIDAD 27 de febrero de 2019 Por
Aumentos desenfrenados en las tarifas de servicios, suba de alquileres y bolsillos flacos en la clientela, causas determinantes del cierre de persianas
kiesco

Un informe presentado por la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) da cuenta que en el transcurso de los últimos tres años bajaron sus persianas 28.000 kioscos de todo el país, lo que representa casi una cuarta de los 120.000 que existían en 2015.

En simultáneo se multiplicaron los llamados “kioscos-ventana”, que son atendidos en domicilios particulares y gozan de mayor informalidad.

Los números surgen de una investigación propia de la entidad -que representa a casi 110.000 puntos de venta y está asociada a las cámaras de comercio nacionales-, con datos aportados por las empresas proveedoras de insumos para kioscos, cuya toma de pedidos y contacto diario con los establecimientos constituye una importante base de datos.

La mayoría de los kioscos que cesaron en sus actividades están ubicados en las calles principales de centros urbanos importantes como Capital Federal, Provincia de Buenos Aires, Catamarca, La Rioja, Mendoza y Córdoba.

Néstor Adrián Palacios, presidente de la UKRA, afirmó al medio online BAE Negocios que "si sigue la misma política económica, en los próximos seis meses cerrarán 5.000 kioscos en la ciudad y 5.000 en la provincia de Buenos Aires".

Del informe se desprende que, si cada comercio tiene un empleado, se han perdido en los últimos tres años 28.000 puestos de trabajo, solo en este único rubro. Y, de acuerdo a los cierres estimados para el próximo semestre, correrían con la misma “suerte” 10.000 personas más.

Los principales motivos de cierre no escapan a las generales de la ley que vienen padeciendo miles de pequeños y medianos comerciantes desde hace tres años, tendencia que, lejos de revertirse, se acrecienta día a día. "Un alquiler de un local chico ubicado en una avenida principal va de los $30.000 y los $55.000. Si a eso se le suma las altas tarifas de luz y servicios, los impuestos y la fuerte caída del consumo interno, es imposible seguir", ejemplificó Palacios.

 Palacios también se refirió a una situación rayana con lo insólito, observada a raíz de los desmedidos aumentos en las tarifas eléctricas. “Algunos kioscos, por ejemplo, dejaron de comprar productos que requieren refrigeración y, consecuentemente, les fueron retiradas las heladeras que las marcas multinacionales les entregan en concesión. "Todas estas cosas profundizan una cadena de menor consumo".

En cuanto a los rubros más perjudicados en las ventas, el dirigente afirmó que “las gaseosas y aguas saborizadas de primeras marcas perdieron entre un 35% y un 50% de compradores. La gente busca ahorrar y elige segundas marcas, que también son muy buenas y no gastan tanto en publicidad”.

Siguiendo con el análisis pormenorizado de productos, Palacios admitió una profunda caída en la venta de bebidas alcohólicas. "Los vinos de tres cuartos y los que vienen en cajita bajaron las ventas entre un 30% y un 45%. Directamente, los que superan los $70 en botella, ni se venden. La cerveza que tiene un precio más popular, se sigue vendiendo y reemplaza cada vez más al vino".

Otros de los items que más han mermado en su nivel de venta son los alfajores y las galletitas  (-25%), donde la gente también opta por segundas y terceras marcas.

Respecto de los cigarrillos presenta como dato curioso que, si bien se mantiene la misma proporción que otros años, la gente también busca cada vez más segundas marcas o terceras, casi desconocidas.

Otra de las tendencias de los kioscos que aún subsisten es la incorporación de alimentos de primera necesidad (arroz, fideos), para compensar el desfasaje de ventas en los productos tradicionales de kiosco.

La pata informal que suele aparecer como salvavidas en momentos donde el sistema político se convierte en el enemigo número uno del trabajador también fue abordada por Palacios : “En un escenario donde aumentan las tarifas y baja el consumo, si uno abre el kiosco en el garaje, tiene un costo menos", dijo a propósito de la apertura de 15.000 "kioscos ventana", detectada desde febrero de 2018,  que en la mayoría de los casos está todavía en un "proceso de formalización", esto es, con trámites de habilitación iniciados pero aún no concretados.

 

 

Boletín de noticias