Contra la eliminación del Monotributo Social Agropecuario

IMPOSITIVAS 18 de julio de 2018 Por
Pequeños productores reclamaron frente a la Sociedad Rural con un nuevo "verdurazo"
verd

La protesta la realizó la Unión de Trabajadores de la Tierra repartiendo 5 mil kilos de verdura a la gente que se acercó a la entrada del predio de la entidad ruralista en Palermo.

La baja del monotributo social a partir de diciembre decidida por el Ministerio de Agroindustria nacional afecta a cerca de 50 mil pequeños productores frutihorticolas que en su mayoría alquilan las tierras en las que trabajan. 

La herramienta del MSA fue creada en 2009 y permitió formalizar el trabajo de los quinteros y sus familias trabajadoras de la tierra inscriptas en el Registro Nacional de la Agricultura Familiar, dándoles acceso a obra social y realizar aportes jubilatorios.

Además habilita el ingreso de la actividad a la economía formal a través de la emisión de facturas por sus ventas.   

Con el desmantelamiento del régimen, serán más de 100 mil las personas, entre trabajadores registrados y adherentes, las que deberán pagar de su propio bolsillo la cobertura de salud, que ronda los 260 pesos per cápita, que antes era solventada por el Estado.

Recorte presupuestario

Según reconocen desde la cartera conducida por el ministro Luis Miguel Etchevehere, la decisión obedece al “ahorro” de 30 millones de pesos por mes (360 millones al año).

Sin embargo, la Unión de Trabajadores de la Tierra denuncia que se trata de una decisión política, y alega que la obra social y la jubilación de los pequeños agricultores tiene un costo anual mil veces menor que el de la quita de retenciones a la soja:

cuadro

También, ponen en la balanza los 17 millones de dólares de la Ley de Emergencia Agropecuaria que según ellos beneficia exclusivamente al sector del campo más concentrado,

"Hay otro campo que la está pasando mal", fue la consigna con la que las familias agricultoras realizaron la protesta frente a la ExpoRural 2018 en el predio ferial de Palermo, apuntando no solo al gobierno sino a los grandes terratenientes representados por la Sociedad Rural. 

"Somos el otro campo, el que produce alimentos para millones de familias, que no exporta ni especula con el dólar", proclama la Unión de Trabajadores de la Tierra.

La importancia de los pequeños productores en el mercado interno

Según distintos relevamiéntos, este sector genera más del 60% de los alimentos que llegan a la mesa de los hogares argentinos.

Todo este volumen se cultiva en apenas el 13% de la superficie cultivable del país, en la mayoría de los casos con alquileres usurarios pagados a los dueños de la tierra por los horticultores, tamberos, chancheros, granjeros y floricultores que apenas subsisten de su producción.

Frente a ese esquema viene reclamando una ley de Acceso a la Tierra que garantice créditos blandos para la agricultura familiar, aun sin respuesta oficial.

Además, los campesinos enfrentan situaciones de inequidad y una actualidad de extrema vulnerabilidad: la suba de la luz y los servicios, el costo de los insumos que están en dólares mientras la producción se comercializa en pesos y el marco de endeudamiento que asfixia las economías locales.

Por ello, la eliminación del Monotributo Social Agropecuario dispuesta por el Gobierno Nacional representa un golpe más que tiende a la desaparición de muchos de estos núcleos agrícolas en las provincias y del segundo y tercer cordón del conurbano bonaerense.

* De este nuevo "verdurazo" participaron junto a la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), el Movimiento Nacional Campesino e Indígena (MNCI), la Federación Nacional Campesina (FNC), ATE Nacional y cooperativas de distintos puntos del país.

 

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Boletín de noticias