La industria usa solo el 61,1% de su capacidad instalada

ACTUALIDAD 14 de noviembre de 2018 Por
El dato del INDEC corresponde a septiembre y marca el quinto descenso consecutivo
20181113_223237

La evolución del uso de la capacidad de producción de las empresas argentinas arroja en septiembre del 2018 una caída del 5,2% en relación al 2017, y de 1,9 en relación al mes de agosto de este año

Por sectores, el peor registro lo tiene la industria automotriz, con una utilización de apenas el 44,8% de su capacidad, la industria metalmecánica con un 46% y la de productos textiles con un 49,1%.

Apenas por encima de la mitad de utilización de sus recursos productivos están "edición e impresión" (50,7%), "productos de caucho y plástico" (52,4%), y  "productos alimenticios y bebidas (59,4%).  

Los bloques sectoriales con mejor performance son "industrias metálicas básicas" (84,3%), "refinación de petróleo (75,7%), "productos minerales no metálicos" (74,1%), "papel y cartón" (73,8%), "productos del tabaco" (66,5%) y "sustancias y productos químicos" (63,2%).

Causas y consecuencias

En su informe, el INDEC reseña que la caída en el nivel de utilización de la capacidad instalada de la industria de alimentos y bebidas (de 63,8% en septiembre de 2017 al 59,4% en septiembre de 2018) obedece a "las bajas de la elaboración de bebidas y de la molienda de cereales y oleaginosas y al menor nivel de actividad de los segmentos de aguas y sodas, cerveza y bebidas gaseosas".

Textiles: la caída es de 19,2 puntos en relación a septiembre de de 2017, debida a la menor actividad en la fabricación de hilados de algodón, tejidos planos y de punto.

La industria del papel y cartón retrocede del 82,5% al 73,8% a partir de la baja en la producción de papel para envases y embalajes y papel para usos sanitarios.

El bloque de edición e impresión en septiembre de 2018 usó menos capacidad instalada (cae del 63% al 50,7% interanual) como consecuencia de la retracción de la demanda interna de la industria de alimentos y bebidas, la actividad de la construcción y la actividad publicitaria, entre otros.

La refinación del petróleo retrocede en la utilización de su capacidad instalada del 85,7% al 75,7% como consecuencia de la realización de paradas de planta que afectaron el nivel de procesamiento de petróleo crudo.

Las fábricas de sustancias y productos químicos presentan un nivel de utilización de la capacidad instalada de 63,2% contra un 64,0% del mismo mes del año anterior, como consecuencia principalmente de las caídas registradas en las producciones de detergentes y jabones, materias primas plásticas y productos químicos básicos.

Los productos de caucho y plástico presentan un nivel de utilización de la capacidad instalada de 52,4% en septiembre de 2018, inferior al registrado en septiembre del año anterior (56,9%), como consecuencia de la menor producción de neumáticos y de manufacturas de plástico.

Los productos minerales no metálicos registran un nivel de utilización de la capacidad instalada de 74,1%, en septiembre de 2018, inferior al de septiembre de 2017 (74,7%), como consecuencia principalmente de la menor producción de cemento y de vidrio para envases.

Las industrias metálicas básicas muestran un nivel de utilización de la capacidad instalada de 84,3% en septiembre de 2018, superior al registrado en el mismo mes del año pasado (81,0%), vinculado a los crecimientos de la producción de acero crudo y de aluminio primario.

La industria automotriz registra, en septiembre de 2018, un nivel de utilización de la capacidad instalada de 44,8%, inferior al de septiembre del año pasado (57,1%). La menor producción de vehículos automotores se origina en la caída de las ventas al mercado interno.

La industria metalmecánica excepto automotores presenta una baja interanual del nivel de uso de la  capacidad instalada del 54,7% al 46,0%, como consecuencia principalmente de la disminución de los niveles de producción de tractores, cosechadoras, sembradoras e implementos agrícolas, de la menor elaboración de distintos segmentos de línea blanca y de la caída de la actividad de la construcción.


* En todos los rubros la menor utilización de capacidad instalada es un reflejo de la baja de producción devenida de la caída en las ventas, que en muchos casos está llevando a las empresas a suspender y/o despedir trabajadores o a bajar definitivamente sus persianas,

Te puede interesar