La venta de maquinaria agrícola y un 2018 para el olvido

ACTUALIDAD 17 de diciembre de 2018 Por
La caída trimestral fue del 43,5%. Sequía y estancamiento económico ponen en jaque al sector, pero la apuesta es a una cosecha récord hacia mayo-junio de 2019 para intentar un repunte
nota

De acuerdo a cifras del INDEC, la venta de maquinaria agrícola cayó un 43,5% en el tercer trimestre de 2018 respecto del mismo período del año anterior

La peor parte se la llevaron las cosechadoras, dado que las 102 máquinas comercializadas representan el 65% menos que el año pasado durante el periodo Julio-Septiembre, y constituyen el piso de ventas para un trimestre desde la primera medición oficial del Indec, post crisis de 2001.

El resto de los sub-rubros del sector tuvieron caídas del 54% (tractores), 19,2% (sembradoras) y 35,4% (implementos).

Si medimos el acumulado de los primeros nueve meses, hubo 11730 unidades vendidas entre enero y septiembre de 2018, con una merma del 29% ante las 16.537 unidades vendidas en similar período del año anterior.

El balance negativo tuvo como actor principal a la fuerte sequía del primer bimestre, a la que se sumó la crisis macroeconómica nacional profundizada durante la segunda mitad de año, para castigar aún más al sector.

Cabe mencionar que en el área de la maquinaria agrícola más del 60 % de las unidades son de fabricación nacional, lo que implica que en un período de recesión como el actual el empleo relacionado se vea seriamente afectado.

Raúl Crucianelli, presidente de la Cámara Argentina de Maquinaria Agrícola (CAFMA), afirmó en tal sentido que “prácticamente estamos sin financiamiento para la venta. Existe mercado interno, pero el productor agropecuario o el contratista rural no está dispuesto a financiar su compra a las tasas que solicitan los bancos”.

Respecto del futuro inmediato sus palabras tampoco fueron alentadoras: “Todo esto ha producido una fuerte baja en la fabricación e importantes niveles de stocks, lo cual comenzó a tener influencia negativa en el empleo, con perspectivas desalentadoras dado que calculamos que entre el 22% y el 25% de las empresas decidirán en el corto plazo instrumentar reducción de jornada, suspensiones. Todo esto debe ser resuelto para no profundizar la situación”, advirtió.

Pese al contexto negativo, se espera una reactivación para fines de abril y mayo de 2019, esperanza apuntalada por un pronóstico de cosecha récord 2018/19 y la recuperación del crédito con tasa conveniente de las bancas oficiales y privadas orientadas a incentivar la compra de maquinaria nacional.

Fuente: CAFMA

 

 

Pablo Rosso

Licenciado en periodismo y comunicaciones

Te puede interesar