Textiles, automotrices y metalmecánica usaron menos de la mitad de su capacidad instalada

ACTUALIDAD 14 de enero de 2019 Por
Los números del INDEC para noviembre de 2018 dan también una baja promedio de toda la industria
espera

En el totalizado, la utilización de capacidad instalada de la industria nacional cayó al 63,3%, un 5,9% menos que el mismo período del año anterior

El relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos consultando a cerca de 700 empresas manufactureras fue publicado en los primeros días del 2019 y refleja la comparación interanual entre noviembre de 2018 y noviembre del 2017. 

En esos parámetros, se trata del séptimo mes consecutivo de caída. Y en relación a mes correlativo (noviembre contra octubre de 2018) también se registró una baja, en este caso del 1,5%.

Pero el resultado que más impactó fue el que mostraron los segmentos de la industria de productos textiles, que se ubicó en apenas un 43,9%, las plantas de producción automotriz (44,4 %) y el sector de metalmecánica no automotor (44,5).

También fue mínimo el uso de capacidad instalada de la fábricas de productos de caucho y plástico (51,6%) y del sector edición e impresión (56,1%), por debajo del promedio general.

En el caso de las productoras de alimentos y bebidas, el nivel de utilización de la capacidad instalada es levemente superior a la media (63,5%), pero registra un descenso del 4,2% en relación al mismo mes del año anterior.

Textiles en derrumbe

El paupérrimo 43,9% de uso del potencial productivo de este bloque sectorial que está integrado en su mayoría por pymes es el más bajo de los últimos años, con un desplome del 17% en relación al mismo período de 2017, cuando fue del 60,9%.

Según los datos más finos que recogió el INDEC esta retracción se debe a la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos planos y de punto. Este menor nivel de producción obedece, sin dudas, al achique del mercado interno por la falta de demanda derivada de la caída del poder adquisitivo de los consumidores.

Ariel Aguilar, presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA) y dirigente de CGERA. advirtió que "más de la mitad de las máquinas de la Argentina están paradas", y volvió a denunciar que su sector y  el resto de las actividades productivas nacionales son víctimas de un "industricidio" producto de las políticas oficiales.

En declaraciones al canal C5N, el empresario atribuyó también la grave situación a los tarifazos en los servicios, los peajes, los aumentos de combustible y todos los costos operativos y logísticos que se multiplicaron exponencialmente desde diciembre de 2015.  

Los sectores con mayor utilización también bajaron

Las "industrias metálicas básicas" (88,0%), "papel y cartón" (76,1%), "productos del tabaco" (74,6%), "refinación de petróleo" (73,2%), "productos minerales no metálicos" (72,7%) y "sustancias y productos químicos" (70,0%) son los que usaron su capacidad instalada por encima del promedio general del 63,3%.

Sin embargo, comparando noviembre del 2018 con noviembre del 2017 todas perdieron terreno, como en la general afectadas por la retracción de la producción por la falta de demanda. 

Por ejemplo, las refinadoras de petróleo cayeron un 5,8% debido menor nivel de procesamiento de petróleo crudo, mientras el bloque de "sustancias y productos químicos" bajó 1 punto como consecuencia de la disminución en la elaboración de agroquímicos y de detergentes y jabones.

Las fábricas de "productos minerales no metálicos" retrocedieron un 7,9%, en este caso por la baja de producción de vidrio, cemento y otros materiales de construcción, lo que marca también la mala situación de esa actividad que es un termómetro importante de toda la economía. 

Link: INFORME COMPLETO INDEC

* Para diciembre de 2018 y los primeros meses del 2019, la proyección de las estadísticas del uso de capacidad instalada de las industrias sigue la senda negativa: altas tasas de interés, caída de la actividad y de la inversión productiva presagian una continuidad de la recesión en la que están sumergidos los principales números de la economía. 

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar