"La industria panadera va a la quiebra"

ACTUALIDAD 15 de enero de 2019 Por
Lo advirtió la cámara del sector y amenazó con el cese del pago de impuestos si no hay respuestas del Gobierno
faipa

La Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines apuntó contra los tarifazos, la disparada de los costos y la caída de las ventas

En una conferencia de prensa convocada en su sede de Buenos Aires, los dirigentes panaderos expusieron sobre la crisis terminal que atraviesa la actividad, y pusieron plazos a la administración nacional.

"Si dentro de los treinta días no hay respuesta del gobierno sobre la problemática actual, la industria panadera no tendrá otra opción que cesar con los pagos impositivos para salvaguardar las fuentes laborales", expresa el comunicado presentado por FAIPA.

Además anticiparon que el valor del kilo de pan podría superar los $100 por el traslado de los costos al precio de venta al público, insostenibles para las pymes del sector. Ecuación que no solo es perjudicial para una parte importante de la población que ya a los valores actuales viene consumiendo cada vez menos el producto, sino para las propias panaderías, que seguirían disminuyendo sus ventas.

Miguel Di Betta, presidente de la entidad, cuantificó la caída del despacho de pan en un 30% a 35%: "dependemos del cliente, si no compran pan, el comercio cierra”.

En efecto, la cámara panadera habla de cerca de 1000 locales cerrados en todo el país, ahorcados por la combinación explosiva de la baja del consumo por la falta de poder adquisitivo y los tarifazos del gas que en algunas provincias llevaron el valor del servicio a 10 veces el costo que tenía en 2015.  

También complica el aumento desmedido del insumo sustancial de esta industria: el precio de la harina subió alrededor de un 300%.

Pliego de demandas

En su presentación, FAIPA declaró al sector panaderil en "estado de emergencia nacional" y exigió una respuesta a su pedido de audiencia con el Presidente de la Nación, realizado mediante nota oficial presentada el pasado 21 de diciembre -mismo día en el que Macri empezaba sus vacaciones en la Patagonia. 

Entre los reclamos presentados está el cese de los embargos por parte de la AFIP, tema muchas veces prometido por los funcionarios de la Secretaría Pyme y el Ministerio de Producción, pero que sigue sucediendo y paralizando las cuentas de los comercios deudores.

También piden: 

  • Retrotraer el costo de la energía a diciembre del 2017 o una energía diferenciada para la producción del pan.
  • Control sobre el precio del trigo para evitar los abusos en esa parte de la cadena formadora de precios y tener previsibilidad del costo de la harina cuidando el precio para el mercado interno. 
  • Reducción de aportes patronales.
  • Moratorias a 60 meses sin intereses para el pago de deudas impositivas.
  • Control de la clandestinidad, que denuncian llega al 40% a nivel nacional.

Por último, la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines hace directamente responsable al Estado Nacional por las pérdidas de puestos de trabajo y el cierre de establecimientos, que afirman se incrementará si no hay un cambio de rumbo de las políticas oficiales.  

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Boletín de noticias