Cosecha 2019: los productores de las economías regionales no están cubriendo ni la mitad de sus costos

ACTUALIDAD 16 de enero de 2019 Por
Un informe de CAME revela un agravamiento de la crisis de las pymes de los 32 complejos productivos del sector
came

Rentabilidad nula, precios desacoplados frente a la inflación y la caída del consumo interno continúan profundizando la delicada situación de pequeños y medianos productores de las distintas provincias del país 

El área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa manifestó su preocupación por este entramado productivo que genera miles de empleos, y que según los datos presentados por la entidad, en promedio no llega a recuperar la mitad de sus costos.

"En los sectores productores de legumbres, leche, vino, tabaco, miel, yerba, cítricos, frutas finas y verduras, entre otros, se registra un nulo o escaso nivel de rentabilidad en plena época de cosecha que impide cualquier planificación a corto y mediano plazo", devela el informe.

Por ejemplo, el sector de peras y manzanas del Alto Valle en las provincias de Río Negro y Neuquén, que emplea cerca de 28 mil trabajadores transitorios para levantar la cosecha, enfrenta costos de producción que superan por amplio margen los precios finales que recibirán los productores.

Estos cobrarán $6 por kilo de manzana y $4 por kilo de pera, mientras el costo de ambas frutas es de alrededor de $12 por kilo.

En tanto, los productores de las uvas de mesa de la región cuyana reciben unos $8 por kilo, contra los $80 por kilo a los que se ofrece el producto en las góndolas de las ciudades.

La ecuación también es negativa para los productores de aceitunas de La Rioja y Catamarca, que reciben un pago de $22 por kilo, contra un costo de producción de $20 por kilo.

El departamento de Economías Regionales de la CAME alega también que la mayoría de los complejos productivos deben afrontar la fuerte caída del consumo interno que no sólo afecta la rentabilidad sino también incrementa los costos fijos de las explotaciones en el interior del país.

Según los productores, su rentabilidad está fuertemente dañada no por "la tormenta" de que tanto habló el presidente durante el 2018 para justificar la crisis, sino por las propias políticas oficiales y sus consecuencias: la suba de costos internos, la elevada presión tributaria, la reimposición de los derechos de exportación, la dolarización de los insumos, el aumento de la energía y el encarecimiento de los créditos por la suba de tasas.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa le reclamó al Ministerio de Producción medidas paliativas como un régimen diferenciado de adelantamiento del mínimo no imponible y una reducción en el costo de contratación de mano de obra para sus 400 entidades asociadas.

La propuesta quedó en manos del ministro Dante Sica, y los pequeños y medianos productores de las economías regionales quedaron a la espera de novedades, mientras la cosecha va pasando y la crisis del sector se va profundizando y poniendo en riesgo la continuidad de la fuente de ingresos y de trabajo de miles de familias.

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar