Incentivo para la incorporación de componentes nacionales a las motos importadas

ACTUALIDAD 28 de enero de 2019 Por
Acuerdo de la multisectorial de la motocicleta con el gobierno para conseguir rebajas arancelarias
motos 2

Mediante un decreto firmado por el Ministro de Producción y Trabajo Dante Sica se exime de aranceles a las unidades incompletas que se integren localmente

La medida busca fomentar el ensamble de motos en el país y la producción local de componentes para generar nuevos puestos de trabajo en el sector, que se encuentra en alerta por la caída de ventas del 16% en 2018 y la perspectiva de una mayor caída en el 2019.

En la presentación de la normativa estuvieron junto a Sica los representantes de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (CaFaM); la Cámara Argentina de la Motocicleta (CAM); la Cámara de la Industria de Motovehículos, Bicicletas, Rodados, Motopartes y Bicipartes Argentinas (CIMBRA); la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) y la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC).

A partir de su entrada en vigencia, las firmas que importen unidades armadas pagarán un impuesto aduanero del 35%; las que las importen desarmadas para ensamblarlas en el país pero con todos los componentes importados pagarán un 20%; y las que las traigan incompletas y las complementen con componentes nacionales no pagarán ningún arancel.

El decreto de Sica explica que el objetivo es "pasar del 8% actual de motos con integración a un 30% para fines de 2019, y avanzar para lograr el 60% en 2023".

La meta también es impulsar la creación de empleo asociado a la fabricación de partes y alentar las inversiones asociadas al ensamble y la localización de partes: 

La disposición, oficializada en los últimos días de enero, es parte de un acuerdo firmado en 2017 entre el Gobierno y las cámaras empresarias y sindicatos de la actividad que forman la mesa multisectorial de la motocicleta.

En aquel momento se plateó una agenda de desarrollo para el sector, la cual se truncó en el 2018 producto de la devaluación, la caída del poder adquisitivo de los salarios y el ajuste general de la economía propiciado por las propias políticas oficiales: en el 2017, año de la firma del acuerdo, se vendieron 698.709 motos, mientras que para el 2019 la Cámara de Fabricantes de Motovehículos anticipa que difícilmente se superan las 400 mil unidades.

Ante estas expectativas de un mercado cada vez más pequeño, la diferenciación arancelaria anunciada por Sica lejos de generar un crecimiento de puestos de trabajo como promete el funcionario, probablemente apenas alcance para intentar maquillar el impacto negativo de la caída.

Por un lado, las Pymes del sector que hasta ahora solo fabricaban repuestos para el mercado interno tendrán una panorama más amplio si los importadores traen más motos incompletas y demandan partes nacionales.

Por el otro, si la demanda de unidades sigue a la baja, la grandilocuencia del anuncio se diluye y cae por el propio peso de la economía real.

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar

Boletín de noticias