La industria automotriz trabaja al 15,7% de su capacidad instalada

ACTUALIDAD 15 de marzo de 2019 Por
Caída en las ventas y realización de paradas técnicas, los principales motivos de la crisis en el sector
indi

La industria automotriz utilizó, según datos del Indec, un 15,7% de su capacidad instalada durante enero del presente, cifra que representa una merma del 25,6% en relación al mismo período en 2018.

Las razones se hallan en una importante caída en la demanda y en la realización de paradas técnicas en algunas plantas productivas.

La baja de la demanda motivó el adelanto de vacaciones en un importante número de plantas, a lo que se añadió un remanente de stock vehicular que prometía agotarse durante 2018 –aproximadamente 300.000 unidades, la mitad de las ventas proyectadas para 2019- tras un primer semestre alentador y quedó, finalmente, muy lejos de dicha meta tras la debacle macroeconómica precipitada en la segunda mitad del año pasado.

Son nueve los meses consecutivos de baja comercial, promediando una caída de entre el 45 y el 50%.

Dichos números se traducen en despidos, suspensiones y, en algunos casos, cierres definitivos de fábricas de autopartes.

Frente a un presente adverso, el sector ha decidido aplicar un rápido volantazo para revertir los números desoladores en las ventas de enero y febrero, tendencia que se habría agudizado tras la primera semana de marzo.

Claro está que el devenir de las concesionarias se encuentra atado al funcionamiento de las plantas automotrices, y mientras la inflación continúe imperturbable en su marcha ascendente, con la moneda norteamericana en la misma sintonía, el resultado no podrá ser otro que el encarecimiento metódico de los precios en los vehículos sin rodamiento, con la consecuente huída del público hacia, con las mejor de las suertes, el más accesible panorama de los autos usados.

Ante la delicada situación se está llevando a cabo un manotazo de ahogado que intentará hacer frente al panorama adverso.

En estos días ha trascendido en los medios que las concesionarias han lanzado importantes descuentos y facilidades para ciertos modelos, dato rigurosamente cierto.

Pero también es correcto hacer la salvedad de que dichas promociones están vinculadas, justamente, al remanente vehicular que no logró comercializarse el año pasado, por ende son automotores armados hace muchos meses, cuyo costo de fabricación fue ostensiblemente menor.

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Rosso

Licenciado en periodismo y comunicaciones

Te puede interesar

Boletín de noticias