El uso de capacidad instalada no repunta y la industria sigue paralizada

ACTUALIDAD 11 de abril de 2019 Por
Los datos de febrero del INDEC la ubican en el 58,5%, peor registro para ese mes desde el 2002
QuickMemo_2019_04_11-14-12-00

En comparación al mismo mes del año anterior, en febrero las industrias manufactureras emperoraron su nivel de ociosidad en un 5,9%  

En cambio, en relación a enero de este año se produjo un leve crecimiento desde el 56,2% al 58,5%, pero esta medición desestacionalizada no es representativa y no implica una mejora real.

En febrero, una cantidad importante de las máquinas de las fábricas siguieron paradas por falta de pedidos, costos e impacto inflacionario, arrastrando nuevas suspensiones de personal, despidos por goteo y cierres con perdida de puestos de trabajo masiva.

Los sectores con menor nivel de utilización de su potencial productivo son la "industria metalmecánica" (42,0%); la "industria automotriz" (42,1%); "productos textiles" (43,2%); "productos de caucho y plástico" (50,8%); "edición e impresión" (52,1%); y "alimenticios y bebidas" (57,6%).

Por encima del promedio general estuvieron las industrias de "productos minerales no metálicos" (67,5%);  las "industrias metálicas básicas" (68,7%); "sustancias y productos químicos" (69,4%); "papel y cartón" (71,7%); "refinación del petróleo" (71,7%); y "productos del tabaco" (72,9%).

Pero la situación general de cada bloque sectorial es preocupante, ya diez de las doce actividades encuestadas retrocedieron en su índice de uso de capacidad instalada en relación al mismo período del año anterior.

Solo mejoraron "productos del tabaco" (subió del 71,5% al 72,9%); y "edición e impresión" (del 51,2% al 52,1%).

Es decir, casi ninguna actividad manufacturera necesitó volver a prender máquinas que el año pasado tenía inactivas. Todo lo contrario, en la mayoría de los rubros, en promedio, se dejaron de usar recursos que anteriormente estaban aplicados a la producción.

La situación más alarmante es la de la industria metalmecánica no automotor, que cayó 4,2% interanual en la utilización de su capacidad instalada, según el INDEC a causa de la baja en la producción de maquinaria agropecuaria y de productos de línea blanca.

También está muy mal el sector automotriz (bajó el uso de su potencial en un 8,3% interanual) por la menor actividad de las terminales automotrices a causa de la caída de las ventas en el mercado local.

En tanto, como cruda muestra de la crisis, el bloque de alimentos y bebidas registró un descenso del nivel de utilización de su capacidad instalada del 3,8% en relación al mismo período del año anterior. En este caso, impacta la baja registrada en la elaboración de productos lácteos, reflejo de la caída del consumo de leche, uno de los principales alimentos de consumo masivo de las familias.

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar

Boletín de noticias