Pymes productoras de biodiesel quedan en jaque tras arbitrario precio establecido por el Gobierno

ACTUALIDAD 15 de abril de 2019 Por
Gobernadores piden urgente reunión con el Secretario de Energía para intentar desactivar la medida
bio

La Secretaría de Energía publicó el nuevo precio del biodiesel, cuyo valor ya no está atado al tipo de cambio sino que surge de una polémica fórmula que ha puesto en pie de guerra a las pymes encargadas de su producción.

El nuevo precio de este combustible -realizado, principalmente, a base de aceite de soja – es de $28.634 por tonelada, un 4% más en relación a los $27.600 de febrero. Si el costo se hubiera actualizado de acuerdo a la fórmula anterior, tal cual  aguardaba el sector, el valor por tonelada sería de $30.050, lo que daría  una eventual diferencia de $1.416 de ganancia por tonelada.

Con la flamante disposición 23/2019 el valor del biodiesel surge de sumar los costos del aceite de soja, el metanol, la mano de obra, más el resto de los costos y el retorno de capital. La novedad está en que se eliminó de la fórmula la suma del ítem “Corrección intermensual”, que se regía por una actualización de acuerdo al tipo de cambio.

Las empresas que se encargan de proveer a las petroleras –para que estas realicen el corte final del 10% del gasoil – expresaron su desaprobación con la medida recurriendo a la justicia para intentar dejarla sin efecto, dado que la actual situación deja al sector al borde de la parálisis de actividad y, por lo tanto, la imposibilidad económica de seguir abasteciendo a las petroleras.

"La situación de la industria es crítica, por ende necesitamos que los funcionarios revean de forma inmediata la publicación. En este escenario los socios están planteando acciones legales dado que peligran las fuentes de trabajo que entre directa e indirecta son de 4.000 personas", señaló a BAE Negocios, el director ejecutivo de la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB), Francisco Jáuregui.

El desfasaje económico que el nuevo valor del biodiesel provocó en la línea productiva está dado por la –cuando menos llamativa- falta de publicación de precios durante marzo. La última vez que el Gobierno había actualizado este valor que deben pagar las grandes empresas que se proveen de este biocombustible para efectuar el corte, había tenido lugar en febrero, cuando el dólar cotizaba a menos de $38.

Así, con un billete verde que se disparó muy por encima de ese nivel, las cerca de 30 Pymes que en la Argentina producen biodiesel quedaron en una situación crítica, dado que la estructura de esta industria está dolarizada en un 90%. Y con el nuevo precio fijado se ven obligadas a comercializar claramente por debajo de los costos de producción.

Tras el anuncio de la medida, se produjo una reunión entre representantes de la CEPREB y el subsecretario de Hidrocarburos y Combustibles, Carlos Casares, quien se comprometió a trasladar los reclamos al titular de la cartera de Energía, Gustavo Lopetegui.

Por su parte, Santa Fe –una de las provincias que concentra mayor cantidad de Pymes productoras de biodiesel - y Santiago del Estero, se movieron en la misma dirección, y enviaron, a través de sus respectivos gobernadores, Miguel Lifschitz y Gerardo Zamora, sendos pedidos de audiencia con Lopetegui, con el claro objetivo de intentar revertir la situación a corto plazo.

Verónica Geese, Secretaria de Energía de Santa Fe, manifestó al portal surtidores.com.ar que algunas empresas “están por presentar procedimientos preventivos de crisis ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia. El Gobernador (Lifschitz) le envió una carta al Secretario de Energía (Lopetegui) solicitándole una reunión para hablar sobre este tema”..

En ella, el mandatario santafecino pide “una pronta y favorable respuesta” y que la audiencia se haga extensiva también para que participen los empresarios nucleados por la CEPREB.

El mandatario santiagueño, por su parte, argumentó en su descargo que, a consecuencia de la resolución 23/19, Viluco, la planta de producción que la provincia posee en la localidad de Frías acaba de despedir a 120 trabajadores, y, en caso de no dar marcha atrás con el dictamen, bajaría las persianas definitivamente, despidiendo a los 80 empleados que aún permanecen activos.

Recordemos que hace un año y medio se había modificado la fórmula tras un acuerdo entre los sectores dirigenciales que agrupan a las Pymes de biodiesel con el Gobierno, algo que no ocurrió en esta ocasión, siendo la decisión arbitraria, unilateral e inconsulta.

El gobierno nacional ratifica a cada momento que lleva intrínseco en su cotidianeidad un plan para asfixiar financieramente a todos los estamentos de la industria nacional, fomentando despidos, cierres y recesión.

 

 

 

Pablo Rosso

Licenciado en periodismo y comunicaciones

Te puede interesar