CGERA pide una moratoria diferenciada para las pymes embargadas

IMPOSITIVAS 19 de abril de 2018 Por
El gobierno reconoció que se produjeron más 250 mil embargos en 2017 y las cámaras cuestionan la dureza del sistema
cera
- Marcelo Fernández, titular de CGERA

La Comisión Directiva de la Confederación General Empresaria de la República Argentina resolvió solicitar una reunión con Leandro Cuccioli, titular de la AFIP, para buscar una solución urgente para las pequeñas y medianas empresas sancionadas por el ente recaudador.

La entidad propone la implementación de una moratoria especial para las pyme para morigerar la situación de muchas de ellas, que por retrasos o incumplimientos impositivos fueron alcanzadas por distintos tipos de embargos por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Distintas cámaras del sector vienen cuestionando este esquema, por el cual se inhiben las cuentas de las empresas para cobrarles lo adeudado de forma compulsiva, dejándolas imposibilitadas para operar y disponer de sus fondos. Esto provoca en muchos casos una ruptura de la cadena de pagos, generando una pérdida de productividad que las lleva a la imposibilidad de hacer frente a sus compromisos comerciales, laborales, e incluso con sus obligaciones impositivas posteriores.

El petitorio de CGERA propone la suspensión de embargos judiciales hasta que se lleve adelante la medida, la condonación de intereses, el aumento de plazos en las cuotas vigentes, mayor cantidad de planes de pago por empresa, y la reducción del interés del financiamiento.

Marcelo Fernández, presidente de la entidad, justificó el reclamo en la gravísima situación que atraviesan las micro, pequeñas y medianas empresas por la caída en las ventas, que según el dirigente "se origina en el estrangulamiento de los ingresos reales de los trabajadores y la consecuente reducción de sus posibilidades de consumo, ademas de las subas en tarifas y combustibles".

"Este escenario impone la necesidad de avanzar sobre un plan de facilidades para que sin afectar la recaudación del Estado y sin dejar de cumplir con sus obligaciones frente al fisco, las pymes Argentinas tengan un respiro", reclamó Fernández.

Por su parte Ariel Aguilar, que además de miembro directivo de CGERA es presidente de la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines, agregó el condimento de las importaciones al combo explosivo que enfrentan las industrias: "en algunos rubros subieron más de un 60%, poniendo en riesgo a sectores como los textiles, calzado, fabricantes de electrodomésticos, y sectores de mano de obras intensivo".

Sobre la moratoria pedida, Aguilar indicó que "no es una solución definitiva, pero ayudaría a muchas pymes que hoy se encuentran asfixiadas".


La preocupación de la Confederación General Empresaria por los embargos se sumó a la expresada anteriormente por otras cámaras como la asociación Industriales Pymes Argentinos (IPA)  y el movimiento de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino, entre otras.

Días atrás, el secretario de Emprendedores y Pymes del Ministerio de Producción, Mariano Mayer, le había expresado a IPA la voluntad de las autoridades de revisar el sistema y hacer reformas para evitar la parálisis de la producción de las fábricas más chicas, pero nada de eso se tradujo hasta ahora a la realidad.

Con esta presentación de CGERA, la urgencia está planteada y los pedidos están hechos. La pelota la tienen la AFIP y el Gobierno Nacional.

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar