Grieta entre las asociaciones empresarias por el costo de la energía

ACTUALIDAD 03 de mayo de 2018 Por
CAME y CGERA salieron con posturas encontradas ante el avance del freno legislativo a los tarifazos
came

Con sendos comunicados, ambas cámaras se manifestaron en sentidos opuestos, mientras en las comisiones legislativas los diputados de la oposición consiguieron dictamen para tratar un proyecto unificado para congelar o revertir el cuadro tarifario aplicado y defendido por el Gobierno Nacional.

La CAME, en contra de retrotraer las tarifas: 

En su circular, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa considera que "volver al viejo esquema de subsidios no ayudará a resolver la crisis energética" y, en línea con el oficialismo, insiste con el pedido a los municipios para que eliminen impuestos, tasas y contribuciones locales que impactan en el precio final.

"Se necesita recuperar competitividad y rentabilidad bajando la presión fiscal", manifiesta la entidad, y acusa al gobierno anterior de "irresponsable" por haber generado "la desinversión en energía" llevando a que Argentina "pase de ser exportador a importador y a padecer cortes del suministro".

Sobre la situación de las pymes, CAME pide que se considere un rebalanceo en las facturas y se contemplen los pedidos de tarifas diferenciadas, pero reafirma su apoyo al "gradualismo en las subas" que promociona el Gobierno Nacional.

La CGERA, en la vereda de enfrente:

La Confederación General Empresaria se diferenció tanto de la CAME como del Foro de Convergencia Empresaria conformado por las corporaciones y grandes empresas nacionales, que había calificado a los proyectos anti tarifazo como “demagógicos”.

Contra esto, CGERA manifiesta que el parlamento es "buen ámbito para debatir estas cuestiones ya que se encuentran representados los distintos sectores de la política y la economía nacional".

Además, la asociación presidida por Marcelo Fernández fundamenta su posición contraria al actual esquema de tarifas en que "no se presentó ningún tipo de estudio sobre cómo afectan los aumentos a los diferentes sectores productivos". Estos pasaron de tener una incidencia de los costos de los servicios de un 6 a un 20% en apenas dos años.

Fernández reclamó que “se tenga en cuenta en esta discusión a las pequeñas y medianas empresas porque no viven la misma realidad que algunos sectores que hoy se manifiestan a favor de esta medida”.


Los comunicados completos de las entidades:

CAME retroceder las tarifas no es una solución

CGERA rechaza el esquema tarifario actual

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar