El trabajo, cada vez más precario y menos estable

ACTUALIDAD 08 de mayo de 2018 Por
Un informe del CEPA analiza la pérdida de "calidad" de los empleos registrados
cgera

El reciente estudio del Centro de Economía Política Argentina marca que el 85,3 % de los puestos de trabajo creados entre diciembre de 2015 y febrero de 2018 corresponden a monotributistas, empleados estatales y asalariados de casas particulares.

Este análisis desmenuza los números oficiales que exhibe el gobierno nacional, que muestran que en ese lapso se generaron 345.449 nuevos empleos, pero sin profundizar en la calidad de los mismos.

Según el CEPA, ese crecimiento cuantitativo pero no cualitativo representa un proceso de pérdida de empleos formales que se trasladan a empleos sin relación de dependencia, con menores ingresos y con derechos conculcados. 

Monotributo igual precariedad:

El CEPA puntualiza que el monotributista no tiene empleador, ni estabilidad laboral, ni vacaciones pagas, ni aguinaldo.

Tampoco está sindicalizado, por lo que no tiene representación para pelear por reivindicaciones laborales ni acceder a una discusión paritaria por mejores salarios.

Además, al realizar aportes previsionales autónomos, la mayoría se jubila con la mínima. 

En este traslado de obligaciones patronales desde las empresas al propio trabajador, se produce una transferencia de recursos en favor de las primeras y en perjuicio de los derechos del segundo.   

Las prácticas profesionales, otra herramienta de degradación:

Hernán Letcher, titular del Centro de Economía Política las calificó como "una vía a la precarización más absoluta”

Cita el antecedente de las pasantías, creadas en los ‘90: "fue algo muy nocivo porque abrió la puerta a que se contratara de cualquier manera a los jóvenes".

En la actual figura de prácticas profesionales, todavía más laxa que aquella, el trabajador cumple labores sin aportes ni contribuciones, y el empleador puede dar por finalizada la formación cuando desee sin costo ni indeminización.

En ese esquema, en vez de contratar un trabajador con todas las de la ley, las empresas pueden tomar practicantes por tiempo limitado, frenando la creación de puestos formales y degradando la estabilidad de los empleos ya existentes.

Más trabajo en gris, menos en blanco: 

El CEPA señala que en el bienio 2014/2015 apenas ocho de cada cien empleos creados eran de monotributistas y el sector privado generaba el 28 por ciento del empleo.

Actualmente, son monotributistas 53,2 de cada 100 nuevos empleados, mientras que el sector privado genera solamente el 14,7 por ciento de los puestos laborales registrados.

El organismo alerta que a esa curva descendente que registra la calidad del empleo, se suman los proyectos de reforma laboral enviados por el Poder Ejecutivo al Congreso y la idea de reemplazar las indemnizaciones por despido pagadas por el patrón por un "Fondo de Cese Laboral" financiado directamente por el sueldo de los trabajadores.

Iniciativas que, en mayor o menor medida, son resistidas por parte del sindicalismo y de la oposición política argentina.

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Te puede interesar

Boletín de noticias