Comunicado conjunto de asociaciones pymes contra la política económica nacional

ACTUALIDAD 12 de junio de 2018 Por
Tarifas, devaluación, importaciones y ajuste en el centro de las críticas
34962290_1971456462929320_2702739146035691520_n

El texto está firmado por la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN), la Asociación de Pequeñas y Micro Empresas, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME), el Frente Productivo, Industriales Pymes Argentinos (IPA), Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino y la Agrupación Gelbard.

Con fuertes críticas, el documento circula a horas de ser presentados dos proyectos de declaración de "Emergencia Pyme": el miércoles 13 de junio en la Provincia de Buenos Aires y el lunes 18 de junio en la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

El comunicado completo:

"Ante la acuciante situación económica y social del país, los agrupamientos de Pequeñas y Medianas Empresas abajo firmantes manifestamos nuestro profundo rechazo al rumbo de las políticas públicas, en términos de:

1 - El esquema tarifario sobre servicios públicos:

además de generar una presión asfixiante sobre nuestra estructura de costos, resta poder adquisitivo sobre los argentinos que consumen nuestros productos.

La mayoría de las Pymes del segmento industrial son intensivas en el uso del gas natural y/o la energía eléctrica como insumos indispensables de la producción.

Sin posibilidad de trasladar a precios la mayor porción de los aumentos en insumos, la compresión actual de los márgenes es imposible de soportar.

2 - El salto devaluatorio de los últimos meses:

la crisis cambiaria nos afectó de manera directa e indirecta en lo que va del año. De manera directa, a partir del incremento de precios de la mayoría de insumos difundidos de los cuáles se nutre nuestra producción. De manera indirecta, por el aumento brutal en la tasa de interés producto de la decisión del Banco Central de utilizar esa herramienta para frenar la corrida.

La escasa holgura financiera de nuestras empresas después de más de dos años de caída de ventas, implica que muchas veces se tenga que descontar documentos a tasas prohibitivas, descapitalizando aún más nuestras Pymes.

3 - El ingreso indiscriminado de importaciones:

en las Pymes productoras de bienes que compiten con productos del exterior, la eliminación de aranceles, cupos y demás medidas de protección, ha afectado enormemente nuestros niveles de ventas.

Ninguna economía del mundo se ha desarrollado sin protección de su empleo y producción nacional. En un contexto mundial en donde el cuidado de la actividad interna es la norma, la política aperturista no hace más que exponernos a competir contra países que en muchos casos producen bajo esquemas de dumping social y condiciones desleales.

El desequilibrio histórico que viene manteniendo la balanza comercial del país es la mejor evidencia del agudo proceso de desmantelamiento de los mecanismos de administración del comercio.

4 - Las políticas de ajuste actuales y venideras:

el mercado interno es el motor fundamental para mantener niveles de ventas y fortalecer la producción. Es irreal pensar que una lluvia de inversiones va a llegar en una economía que ya muestra “la calma de los cementerios”.

Convencidos en la alianza estratégica entre trabajadores y empresarios, observamos que la caída en el poder adquisitivo en los últimos dos años ha derivado en una retracción general en la actividad de la inmensa porción de los sectores industriales y comerciales.

Como en todo proceso de ajuste, la reducción del gasto público introduce a nuestro país en un círculo vicioso que cada vez requiere de mayor “austeridad” por la caída de los ingresos y la necesidad de financiar los desbalances externos por el pago de importaciones.

El inadmisible regreso al Fondo Monetario Internacional, y su consecuente exigencia de un nuevo programa de ajuste, es un rasgo más de este proceso que nunca ha terminado bien."

photo_2018-06-10_20-17-50
Conclusiones:

"A pesar de estas complejidades, nuestras empresas se ven compelidas con cada vez mayor rigurosidad a cumplir sus obligaciones fiscales. Nada más nos interesa que mantener disciplina en el plano impositivo, pero no es menos cierto remarcar que los más de 200 mil embargos que nos han trabado son contraproducentes en cuanto a la posibilidad de regularizar cumplimientos, en un contexto de ruptura general en la cadena de pagos. El retraso en la devolución de créditos fiscales a favor de las Pyme también agrega un condimento de asfixia de liquidez.

Por estas causas, entre otras muchas, reclamamos al Poder Ejecutivo que revierta su programa económico.

Después de dos años de un modelo que se comprobó insustentable, sostener el mismo camino bajo las recomendaciones del FMI no logrará más que profundizar de manera dramática el daño a las pymes y sus trabajadores.

Tanto nuestro sector como el resto de la economía, se han quedado sin oxígeno para soportar por mucho tiempo más este esquema de transferencia de recursos a las transnacionales energéticas, extranjerización de nuestro consumo interno por apertura de importaciones e inestabilidad macroeconómica en un modelo enteramente dispuesto en favor de la especulación financiera."

Te puede interesar