Corrientes: textil al borde de la quiebra por las importaciones

REGIONALES 24 de julio de 2018 Por
La fábrica Tenimbó achicó su planta en un 60% y peligra su continuidad
esq
- Reunión de autoridades municipales con la empresa en crisis (foto Municipalidad de Esquina)

La empresa ubicada en la localidad de Esquina produce hilado para ropa, y es una de las dos únicas de su tipo existentes en el país.

A pesar de esa situación, que fuera ventajosa en otros tiempos, Tenimbó se encuentra hoy severamente afectada por la apertura de importaciones: los fabricantes de indumentaria dejaron de comprar el hilado de algodón nacional y traen el insumo desde China y Colombia, países sin carga impositiva, o lo consiguen en países limítrofes hasta un 50 % más barato.

A ese perjuicio se suma la caída de las ventas de ropa desde el 2015, en el marco de la contracción general del consumo por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

Raúl Esquivel, titular de la Asociación Obrera Textil Correntina, denunció que esta planta en particular y la industria textil en general no tienen ningún tipo de apoyo de las autoridades provinciales ni nacionales.

"Tenimbó tiene una capacidad para producir 90.000 kilos de hilados por mes y sólo se registró una producción de 30.000 en seis meses", detalló el referente gremial.

Despidos y achique de la planta

“Despidieron a 43 trabajadores y quedaron 26”, explicó Darío Aranda, uno de los textiles cesanteados en la más reciente tanda de ajuste realizada por la empresa.

En declaraciones al programa ADN, de la señal de cable C5N, el obrero dio cuenta de la brutal reducción de la producción, bajando de tener "7 máquinas a full" a trabajar con sólo una o dos máquinas.

Del lado de la patronal, dejaron trascender que la situación se había tornado tan delicada que, aun habiendo recortado todos los gastos posibles, o se llegaban a cubrir los haberes de los empleados, que rondaban en promedio los 14 mil pesos.

En los primeros días de mayo, previo a los despidos, Tenimbo había adelantado vacaciones a todos sus empleados.

Cuando cierra una pyme desaparece un pueblo

En esa situación terminal se encuentra Esquina, la localidad del sudoeste de la Provincia de Corrientes, que cuenta según el último censo con apenas algo más de 19 mil habitantes.

Con el achique y posible cierre total de la textil Tenimbó se ven afectadas directamente 200 familias, e indirectamente el resto del entramado económico: los proveedores, los comercios y toda la cadena de consumo relacionada con la fábrica y con los trabajadores de la misma que pierden su salario, se cae.

A esto se le suma la situación de crisis de otras empresas locales, como la termoeléctrica So Energy, que analiza cerrar por la quita de los subsidios del Estado Nacional, lo que dejaría al pueblo sin generación de electricidad.

"Significaría la muerte del pueblo, necesitamos sí o sí la energía para el turismo y las empresas”, declaró el vice intendente esquinense Carlos Oviedo. 

El funcionario concluye dimensionando la magnitud de la crisis: “más de la mitad de los comercios de Esquina están cerrados”. 

Paisaje desolador que se expande en toda la provincia y el territorio nacional, mientras las pequeñas y medianas empresas reclaman cambios urgentes en el rumbo económico del gobierno, recientemente ratificado por el propio Presidente Mauricio Macri.


* Además de Tenimbó S.A. en Esquina, otras tres grandes textiles de la provincia de Corrientes se declararon en alerta: la sucursal de la misma firma en Iberá, Alpargatas en Bella Vista  y Tipoití S.A. en Corrientes Capital anunciaron retiros voluntarios, suspensiones, adelantos de vacaciones, preventivos de crisis.

** La Asociación Obrera Textil de Corrientes declaró en riesgo cerca de 2.000 puestos de trabajo en la región.


 

Pablo Daniel Ovin

Periodista y comunicador social

Boletín de noticias